Nivel II - Reiki

domingo, 18 de julio de 2010

Realizar el nivel II de reiki supone un salto importante en nuestro trabajo personal. Ya no sólo a nivel energético que, como en cada nueva iniciación, nuestro canal se amplifica un poco más y nos da la posibilidad de trabajar más a fondo, sino a nivel de "herramientas" de trabajo.

El nivel I, siempre lo relacionamos más con el aspecto físico, trabajamos nuestros pequeños achaques y es nuestra puerta de entrada al trabajo energético. A partir de ahí, comenzamos a trabajar de una manera más profunda. Tenemos la posibilidad de ir un poco más "allá" y encontrar las causas a todo eso que llamamos "problemas"

Yo suelo comparar el camino personal en reiki con la reconstrucción de una casa vieja. Sí, ya sé que parece algo muy mundano pero, así es como entendemos mejor los procesos, con ejemplos reales, que podamos entender.

Nuestra "casa", una vez nos iniciamos en reiki, comienza un proceso de transformación. Con nivel I, vamos a aquello que "se ve". Organizamos los muebles, cambiamos cortinas, colocamos los adornos que estaban tirados, le damos un buen tute de limpieza: barrer, fregar, cristales... Todo eso que... estéticamente y externamente vería cualquier persona que, de visita, llegara a nuestra casa.

Pero una casa es mucho más que "lo que se ve". La casa tiene vida por dentro. Hay tuberías, electricidad y los propios muebles, están llenos por dentro...

Ese es el nivel II. Un saneamiento profundo de las "tripas" de nuestro hogar. Durante mucho tiempo hemos notado que la bombilla del salón siempre se funde, dura poco, se nos agota rápido y nos preguntamos porque... o tal vez, el desagüe del baño no "traga" como es debido... y tampoco sabemos porqué. Reiki II es como una cuadrilla de albañiles que nos miran la casa desde ese punto de vista de estructura... La mente y las emociones.

Un vistazo rápido de un electricista experimentado nos dará una pista sobre esas bombillas que duran tan poco. Tal vez haya un cable medio roto o humedecido por alguna fuga de ese baño que no "traga" bien.

Reiki II es el "escaner" de nuestra estructura interna. No nos vamos a conformar con tener la casa "bonita" y limpia. Ahora vamos a profundizar y nos encargamos de conseguir una "higiene emocional y mental" más adecuada a lo que somos.

Esa cuadrilla de expertos son los símbolos... Chokurei nos proporciona ese "escaner" que amplifica la "visión" de conjunto, que ve más allá, porque tiene una "mirada potente" y no solo ve el mueble, sino lo que hay dentro.

Seiheki cuida de nuestras tuberías, elimina las fugas, repara pérdidas y equilibra nuestra "electricidad"... se encarga en definitiva de nuestras emociones y pensamiento.

Con Honshazeshonen vamos incluso un poco más allá... llega a la raíz del problema, trabaja en la "causa" de ese desequilibrio, llegando a donde tenga que llegar, al origen de ese cable más enchufado, esté donde esté... aunque esté lejos o "fuera" de los límites de nuestro hogar.

Es una preparación, un camino. Reiki II es sentirse cómodo y seguro en casa. Sabiendo que, si algo va mal en las "tripas", nuestros aliados estarán ahí para solucionarlo. Y además, nos prepara para el siguiente paso, el que nos llevará a disfrutar de verdad de lo que somos y del lugar donde estamos.

3 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Me encanta la analogía!!!
Genial.
Un abrazo.

Universo y Vida dijo...

Me alegro que te guste!! :-) suelo emplear ejemplos físicos, que todos solemos vivir más o menos fácilmente, para que las cosas se entiendan mejor... a veces, tanto hablar de energía y bloqueos y chakras, nos abruma... Gracias por tu comentario. :-)

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* © dijo...

Siempre un grato placer el visitarte. Gracias por compartir!

Abrazos de luz.

Publicar un comentario

 

Navega

Consejo del día

Busca tu receta