Las iniciaciones en Reiki

jueves, 24 de junio de 2010
Ya estamos todos y esos primeros minutos siempre son cruciales... caras nuevas, sonrisas y algo de timidez. Sensación de incertidumbre y sobre todo MIEDO. Ya no hay marcha atrás, ahora solo queda comenzar y dejarse llevar.

CONFIANZA... poco a poco, los minutos se convierten en horas y cuando te das cuenta, todo va saliendo a la perfección. Aprendes, respiras, sonries y sientes. Cada momento es importante, cada gesto y cada mirada. Las respuestas llegan de manera fluida y el corazón comienza su particular camino de reconocimiento de sensaciones. AHORA SI!! algo resurge, es como despertarse por la mañana. Abres los ojos y descubres todo de nuevo.

Para finalizar el día llega el REGALO. Ese momento de entrega, de confianza ciega. Ellos depositan en tí sus expectativas e ilusiones. Cierra los ojos... la música comienza a sonar. Sientes esa conexión con ese lugar donde todo es posible, siento el ALMA llena, y comienza el paseo.

UNO, DOS, TRES y CUATRO... sensaciones, emociones, una lágrima resbala por mi mejilla... a mi alrededor, 3 ángeles que lloran conmigo y me acompañan desde un sentimiento que no se puede explicar. Sigue el baile, una coreografía perfectamente estructurada y con cada paso, todo parece cobrar sentido.

Acaba el día, la sonrisa, la emoción, el abrazo de despedida y una mirada que te dice: GRACIAS

No puedo nunca explicar con palabras lo que siento por dentro, lo que me llena, lo que mi alma, mi cuerpo, mi mente y mi Ser se llevan con cada nueva iniciación, con cada nuevo curso, con cada nueva sonrisa...

Solo puedo decir al final... GRACIAS...

Loida Burgos - Pensamientos tras un curso de Reiki
 

Navega

Consejo del día

Busca tu receta